Foto de terminallychll en Flickr, usada bajo Licencia CC BY 2.0
Activismo, cultura libre

10 maneras de sortear el bloqueo a una página web

Foto de terminallychll en Flickr, usada bajo Licencia CC BY 2.0

Foto de terminallychll en Flickr, usada bajo Licencia CC BY 2.0

Desde los casos más cotidianos, como un video de YouTube inaccesible en tu país, a los más extremos, como un gobierno que desconecta a sus ciudadanos de Internet para impedirles organizarse, todos nos hemos enfrentado con restricciones al acceso a contenido en la web. La gente pregunta cómo sortearlas y de inmediato le recomiendan un VPN, o Tor, y en algunas ocasiones eso es como matar un mosquito con una bazuca. Dependiendo de las circunstancias en las que te encuentres, y del tipo de contenido al que desees acceder, algunas de estas herramientas te serán útiles y otras no. Hago esta lista, pues, para que puedas elegir lo que te conviene.
Del mismo modo, dependiendo de tus circunstancias, el país en el que te encuentras y el contenido al que vas a acceder, el uso de estas herramientas puede ser ilegal o enfrentarte a riesgo de despido o de cárcel. Úsalo con precaución y conciencia.

10. Google Translate

Si la página que deseas acceder es de texto (o el contenido que te interesa, digamos, es un texto) Google Translate puede funcionar como un proxy: simplemente le pides que traduzca el contenido de la URL que necesitas, por ejemplo, de español a español. Enrique Muriel lo explica acá.

9. Hola Unblocker

Esta aplicación se ha ganado una reputación merecida: fácil de usar, multiplataforma (existe para Firefox, Chrome, Android, Windows y OS) es especialmente útil para saltar bloqueos de contenido en videos, aunque funciona para cualquier tipo de página. Es tan simple como elegir tu instalación, instalarlo y asegurarte de que esté activado cuando lo necesitas.

8. Proxy

Los proxies son especialmente útiles si necesitas acceder a un contenido concreto (como un post en un blog, por ejemplo) porque funcionan en la web y no necesitas instalar nada: escribes la URL y haces clic. Algunos proxys estables y conocidos son Anonymouse, HideMyAss, EsProxy, o Proxy.org). También pueden usar éste, basado en Node Unblocker, o éste: ProxyDNS.

7. Modo Turbo del navegador Ópera

Si usas el navegador Ópera, quizás conozcas el modo Turbo, diseñado para permitir que las páginas web se carguen más rápido en conexiones lentas. Sin embargo, una suerte de “efecto colateral” es que en el modo Turbo, se puede acceder a páginas bloqueadas, como The Pirate Bay.

6. Utilizar la dirección IP de la página

En muchos casos, en especial cuando el bloqueo viene de autoridades gubernamentales, el problema se encuentra en los DNS, lo que origina que las direcciones web no puedan convertirse a IP y por ende se vuelven inaccesibles. Esto se resuelve fácilmente, usando una herramienta de conversión de dirección web a IP, como ésta. Luego de que tienes la IP, la copias en tu barra de navegación y listo. No siempre funciona perfectamente.

5. Acceder al caché de la página

Si buscas la dirección que necesitas en Google, y luego haces clic en la diminuta flecha verde que se ve en la imagen, puedes acceder a una versión de la página guardada en caché, que es básicamente una fotografía de la página tomada por Google para usar como respaldo. En este caso, la página no siempre estará actualizada al momento, sino que frecuentemente puede tener un retraso de algunas horas; si la información que quieres acaba de salir publicada no siempre te será igual de útil.
cache

4. Usar un servicio como Pocket o cualquier otro que funcione como un suscriptor de feeds

Cualquier servicio que te sirva para guardar el contenido en un lugar distinto es útil. Suscribirte al feed de un blog bloqueado usando Feedly, por ejemplo, hará que recibas todo el contenido de manera regular y sin preocuparte por bloqueos. Igualmente, si usas Pocket, añadir la URL usando el símbolo de + hará que Pocket lo copie a tu cola de lectura.

3. Tor

De aquí para abajo entramos en territorio de bazucas. Tor es una herramienta poderosa, no sólo para evadir bloqueos, sino para proteger la privacidad. Si vives en un lugar donde hay una amenaza real de un bloqueo masivo a Internet, o si eres un activista, te recomiendo que tengas Tor instalado y aprendas a usarlo. Me han dicho que recomiende también Tails (una bazuca bastante más grande), pero creo que las personas que necesitan usar Tails no necesitan que yo se los recomiende, probablemente saben mucho más que yo.

2. Navegador Pirata

Pirate Browser es un navegador basado en Firefox que viene con Tor, FoxyProxy y otras configuraciones predeterminadas para sortear la censura. Es una suerte de one-stop-shop, claro, porque es todo un navegador y la idea es que lo uses en lugar de tu instalación regular de Firefox o de Chrome (si usas Internet Explorer, tenemos que tener una conversación distinta).

1. VPN

Un VPN es una red privada virtual que enruta tu tráfico por una conexión segura: puedes leer más sobre VPN aquí, yo no tengo tiempo de explicarlo. Por estos días he escuchado mucho que recomiendan HotSpot Shield, aunque yo jamás lo he usado: puedes descargarlo acá.
Todavía hay otras maneras de hacer lo mismo, pero creo que esto debería bastarle a un usuario promedio. Si quieres aprender más sobre cómo sortear la censura de Internet, te recomiendo este manual.

Se aceptan otras recomendaciones, si las tienes, para la gente que venga después de ti. Si tienes cuenta en Twitter, puedes seguirme: allá soy @mariannedh, y comparto enlaces interesantes a medida que me los voy encontrando: muchos tienen relación con este mismo tema. También puedes suscribirte al blog por RSS o por correo electrónico si no quieres perderte nada.
Anuncios
Estándar
Activismo, iuris et de iure

Por una Internet libre, neutral y accesible: #March12, Dia Mundial contra la Cibercensura

La libertad de expresión es un derecho fundamental reconocido en el artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, un derecho civil, individual, que se define por “la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de toda índole, sin consideraciones de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o en forma impresa o artística, o por cualquier otro procedimiento de su elección y gusto”. Este derecho, de acuerdo a los parámetros acordados por la comunidad internacional y reconocidos mundialmente como característica esencial de la libertad de expresión, no puede estar sujeto a censura previa, sino a responsabilidades ulteriores; esto es, el límite de este derecho está constituido por el derecho de los demás al propio honor y reputación, y por la seguridad nacional y el orden público.

De manera creciente, Internet se ha posicionado como una herramienta fundamental para el ejercicio de los derechos civiles y políticos en todo el mundo. Los recientes acontecimientos con Wikileaks y las revoluciones en los países árabes son, quizás, las pruebas más evidentes e inmediatas de la magnitud y alcance de las herramientas proporcionadas por la web, en manos de ciudadanos que desean ejercer sus derechos fundamentales. No son las únicas, sin embargo: a lo largo de todo el planeta, los internautas no sólo utilizan la red para ver fotos de gatitos, sino también para hacer que sus políticos rindan cuentas, para organizarse en torno a las elecciones o para denunciar las violaciones a los derechos humanos.

Por su parte, al mismo tiempo que muchos gobiernos han entendido, al menos parcialmente, el potencial de Internet para el cambio político, como herramienta para involucrar a los ciudadanos en la toma de decisiones, otros tienden a verla como un peligro, latente o real, y han aplicado diferentes medidas de censura, velada o directa, ya sea mediante la filtración masiva de páginas web, el bloqueo de determinadas palabras clave, la persecución de ciberactivistas o la promulgación de leyes que pretenden regular el contenido en la web.

Reporteros sin Fronteras, desde el año 2008, realiza una campaña para hacer del día 12 de marzo el Día Mundial contra la Cibercensura. Asimismo, cada año hacen público el informe sobre los enemigos públicos de Internet; aquellos países que, de acuerdo a la organización, violan o están en riesgo de violar la libertad de expresión online.

En la página web de la campaña, pueden leer más sobre el tema -lamentablemente, está en inglés-, así como examinar el informe anual, ver quiénes fueron los nominados al Netizen Prize que fue, muy merecidamente, ganado por Nawaat, donar a la campaña y suscribirse a otro newsletter más al newsletter sobre este tema.

Estándar