cultura libre, en bits y bytes, geek es sexy, los libros me devoran

Cómo hacer un ebook en cinco fáciles pasos

Foto de melenita2012 en Flickr, bajo licencia CC BY 2.0

Foto de melenita2012 en Flickr, bajo licencia CC BY 2.0

Ésta es una republicación. Este post es de 2012, pero en algún momento una falla en el blog hizo que se perdieran todas las imágenes en el servidor, y no tenía respaldo. Como no tenía tiempo para crearlas de nuevo, di de baja el post con la expectativa de hacerlo eventualmente. Nunca sucedió, pero acabo de encontrar el post respaldado en PaperBlog y recuperé las imágenes. Acá está de nuevo.Nótese, en consecuencia, que no está actualizado, y que siempre pretendió ser una guía básica para alguien que necesita hacer un ebook sencillo, o alguien que está empezando a aprender. Hay mucho más que saber sobre el tema, pero no es el lugar para hacer un curso avanzado sobre diagramación de ebooks.

Siguiendo la onda de la autopublicación y de compartir nuestro conocimiento porque la cultura es libre y en la cultura digital no existe la escasez, en este post vamos a resumir en cinco pasos cómo convertir tu libro a ebook, apto para un lector de libros             electrónicos genérico. Todo lo que describo aquí lo aprendí a los coñazos, usando unos hermosos tutoriales como, por ejemplo, Receta casera para cocinar un EPUB, o Crea tu propio EPUB. Lo probé todo y esto fue lo que me quedó:

Sigue leyendo

Estándar
Foto de terminallychll en Flickr, usada bajo Licencia CC BY 2.0
Activismo, cultura libre

10 maneras de sortear el bloqueo a una página web

Foto de terminallychll en Flickr, usada bajo Licencia CC BY 2.0

Foto de terminallychll en Flickr, usada bajo Licencia CC BY 2.0

Desde los casos más cotidianos, como un video de YouTube inaccesible en tu país, a los más extremos, como un gobierno que desconecta a sus ciudadanos de Internet para impedirles organizarse, todos nos hemos enfrentado con restricciones al acceso a contenido en la web. La gente pregunta cómo sortearlas y de inmediato le recomiendan un VPN, o Tor, y en algunas ocasiones eso es como matar un mosquito con una bazuca. Dependiendo de las circunstancias en las que te encuentres, y del tipo de contenido al que desees acceder, algunas de estas herramientas te serán útiles y otras no. Hago esta lista, pues, para que puedas elegir lo que te conviene.
Del mismo modo, dependiendo de tus circunstancias, el país en el que te encuentras y el contenido al que vas a acceder, el uso de estas herramientas puede ser ilegal o enfrentarte a riesgo de despido o de cárcel. Úsalo con precaución y conciencia.

10. Google Translate

Si la página que deseas acceder es de texto (o el contenido que te interesa, digamos, es un texto) Google Translate puede funcionar como un proxy: simplemente le pides que traduzca el contenido de la URL que necesitas, por ejemplo, de español a español. Enrique Muriel lo explica acá.

9. Hola Unblocker

Esta aplicación se ha ganado una reputación merecida: fácil de usar, multiplataforma (existe para Firefox, Chrome, Android, Windows y OS) es especialmente útil para saltar bloqueos de contenido en videos, aunque funciona para cualquier tipo de página. Es tan simple como elegir tu instalación, instalarlo y asegurarte de que esté activado cuando lo necesitas.

8. Proxy

Los proxies son especialmente útiles si necesitas acceder a un contenido concreto (como un post en un blog, por ejemplo) porque funcionan en la web y no necesitas instalar nada: escribes la URL y haces clic. Algunos proxys estables y conocidos son Anonymouse, HideMyAss, EsProxy, o Proxy.org). También pueden usar éste, basado en Node Unblocker, o éste: ProxyDNS.

7. Modo Turbo del navegador Ópera

Si usas el navegador Ópera, quizás conozcas el modo Turbo, diseñado para permitir que las páginas web se carguen más rápido en conexiones lentas. Sin embargo, una suerte de “efecto colateral” es que en el modo Turbo, se puede acceder a páginas bloqueadas, como The Pirate Bay.

6. Utilizar la dirección IP de la página

En muchos casos, en especial cuando el bloqueo viene de autoridades gubernamentales, el problema se encuentra en los DNS, lo que origina que las direcciones web no puedan convertirse a IP y por ende se vuelven inaccesibles. Esto se resuelve fácilmente, usando una herramienta de conversión de dirección web a IP, como ésta. Luego de que tienes la IP, la copias en tu barra de navegación y listo. No siempre funciona perfectamente.

5. Acceder al caché de la página

Si buscas la dirección que necesitas en Google, y luego haces clic en la diminuta flecha verde que se ve en la imagen, puedes acceder a una versión de la página guardada en caché, que es básicamente una fotografía de la página tomada por Google para usar como respaldo. En este caso, la página no siempre estará actualizada al momento, sino que frecuentemente puede tener un retraso de algunas horas; si la información que quieres acaba de salir publicada no siempre te será igual de útil.
cache

4. Usar un servicio como Pocket o cualquier otro que funcione como un suscriptor de feeds

Cualquier servicio que te sirva para guardar el contenido en un lugar distinto es útil. Suscribirte al feed de un blog bloqueado usando Feedly, por ejemplo, hará que recibas todo el contenido de manera regular y sin preocuparte por bloqueos. Igualmente, si usas Pocket, añadir la URL usando el símbolo de + hará que Pocket lo copie a tu cola de lectura.

3. Tor

De aquí para abajo entramos en territorio de bazucas. Tor es una herramienta poderosa, no sólo para evadir bloqueos, sino para proteger la privacidad. Si vives en un lugar donde hay una amenaza real de un bloqueo masivo a Internet, o si eres un activista, te recomiendo que tengas Tor instalado y aprendas a usarlo. Me han dicho que recomiende también Tails (una bazuca bastante más grande), pero creo que las personas que necesitan usar Tails no necesitan que yo se los recomiende, probablemente saben mucho más que yo.

2. Navegador Pirata

Pirate Browser es un navegador basado en Firefox que viene con Tor, FoxyProxy y otras configuraciones predeterminadas para sortear la censura. Es una suerte de one-stop-shop, claro, porque es todo un navegador y la idea es que lo uses en lugar de tu instalación regular de Firefox o de Chrome (si usas Internet Explorer, tenemos que tener una conversación distinta).

1. VPN

Un VPN es una red privada virtual que enruta tu tráfico por una conexión segura: puedes leer más sobre VPN aquí, yo no tengo tiempo de explicarlo. Por estos días he escuchado mucho que recomiendan HotSpot Shield, aunque yo jamás lo he usado: puedes descargarlo acá.
Todavía hay otras maneras de hacer lo mismo, pero creo que esto debería bastarle a un usuario promedio. Si quieres aprender más sobre cómo sortear la censura de Internet, te recomiendo este manual.

Se aceptan otras recomendaciones, si las tienes, para la gente que venga después de ti. Si tienes cuenta en Twitter, puedes seguirme: allá soy @mariannedh, y comparto enlaces interesantes a medida que me los voy encontrando: muchos tienen relación con este mismo tema. También puedes suscribirte al blog por RSS o por correo electrónico si no quieres perderte nada.
Estándar
cultura libre, geek es sexy

8 razones para usar licencias Creative Commons

Una vez a la semana tengo algún intercambio de este tipo con alguien al azar: ¿por qué usar Creative Commons?, o, en términos similares, “¿por qué permitir que otra persona copie mi contenido? ¿no es eso regalar mi trabajo?”. Las respuestas que enumero acá abajo explican ocho razones para usar licencias Creative Commons, para sumarse a la cultura libre, para compartir lo que creamos: úsenlas para responderle a sus amigos, colegas o conocidos cuando les cuestionen por qué Creative Commons.

1. Porque contiene un espectro de posibilidades

La ley sobre derechos de autor sólo conoce el famoso “Todos los derechos reservados”, o el dominio público (décadas después de nuestra muerte): “Ningún derecho reservado”. Las licencias Creative Commons permiten elegir al autor cuáles usos de su trabajo permite, más aún, invita: “Algunos derechos reservados”.

2. Porque es reconocido globalmente

La iconografía y los códigos usados por CC son reconocidos fácilmente, e identifican de una forma sencilla y rápida los usos que permite. Igualmente, sitios como Google, Yahoo, Flickr, integran el uso de los códigos y permiten buscar contenido licenciado bajo CC fácilmente. Creative Commons también tiene un buscador de contenido fácil de usar.

3. Porque es aplicable internacionalmente

Las licencias Creative Commons están diseñadas, redactadas específicamente para ser globales e internacionalmente aplicables, y para tener efecto en cualquier jurisdicción, en especial a partir de la generación 4.0 (recientemente publicada) la cual se espera que no requiera ser adaptada a legislaciones locales.

4. Porque son fáciles de escoger

El generador de licencias disponible en el sitio web de Creative Commons permite a cualquier persona, sin conocimiento específico de las leyes de derecho de autor, responder algunas preguntas sencillas, elegir la licencia que desean aplicar, y utilizarla en su contenido, sea éste texto, video, un sitio web o una pista de audio.

5. Porque son fáciles de entender

Uno de los propósitos principales de las licencias Creative Commons es que han sido diseñadas para facilitar su comprensión: cada licencia tiene un botón que permite aplicarse al contenido, enlaza al texto de la licencia y explica de manera muy sencilla y visual cuáles usos están permitidos y cuáles no.

6. Porque es fácil encontrar contenido licenciado bajo Creative Commons

Como ya dije, el código embebido en la licencia hace sencillo usar un motor de búsqueda para encontrar contenido que permita ser reusado, y definir la búsqueda para encontrar contenido que permita usos comerciales, obras derivadas, etcétera. Esto es un beneficio para los consumidores, pero igualmente lo es para los creadores: si es más fácil encontrarnos, eso nos visibiliza y nos facilita la difusión, y todos sabemos que el peor enemigo de un artista es el anonimato.

7. Porque hace más probable que tu contenido sea citado

Dado que hoy en día, las personas que hacen usos legítimos de contenido ajeno son, precisamente, las que se andan con más cuidado a la hora de citar, dada la complejidad de las leyes de derecho de autor en distintas legislaciones, mucha gente no se siente cómoda ni siquiera citando pequeñas cantidades de texto sin permiso específico, incluso en casos en los que calificaría como uso justo bajo la ley. Tener, en tu contenido, una licencia CC, indica que promueves ese tipo de uso y que no sólo permites que las personas reusen tu material, sino que lo fomentas y proporciona a los usuarios una manera clara, rápida y sencilla de 1) indicar la autoría y 2) enlazar al contenido original.

8. Porque facilita la resolución de conflictos por violación de derecho de autor, y los evita en primer lugar

Si especificas claramente cuáles usos están permitidos y cuáles están fuera de los límites, se evitan muchos casos de infracciones accidentales, y puedes enfocarte, por ejemplo, en los casos de plagio, o en los que usan tu material con fines comerciales (si esto no está permitido). Por otra parte, la inmensa mayoría del contenido en la web está regido por licencias implícitas, es decir, por los términos que se usan cuando el autor no ha elegido ninguna licencia. Esto significa que, como el autor no ha dado ningún paso específico para determinar los usos permitidos y no permitidos para su material, probablemente ni siquiera conozca con certeza cuáles sean estos usos. Elegir una licencia indica con claridad que no hay una implícita, lo que evita confusiones innecesarias.
Si generas contenido, en especial si lo haces en Internet, necesitas tomarte cinco minutos para pensar si estás de acuerdo en que tu contenido se difunda (con la atribución necesaria), y en qué términos. Y si no puedes costear un abogado que te redacte una licencia específica para tus necesidades, hay muchas licencias disponibles, pero Creative Commons te ofrece una herramienta sencilla, de amplias posibilidades, comúnmente reconocida en todo el mundo y de alta calidad, que te permitirá licenciar tu contenido sin gastos legales.
Elige tu licencia aquí.

Fuentes:

Si tienes cuenta en Twitter, puedes seguirme: allá soy @mariannedh, y comparto enlaces interesantes a medida que me los voy encontrando, e ideas estúpidas a medida que se me van ocurriendo. También puedes suscribirte al blog por RSS o por correo electrónico si no quieres perderte nada.

La fotografía pertenece a A. Diez-Herrero en Flickr y es usada bajo licencia CC BY-NC-SA 2.0.

Estándar
cultura libre, geek es sexy

Es la Semana del Copyright. ¿Qué significa? #copyrightweek

Desde el lunes 13 y hasta el sábado 18, EFF, Creative Commons y otras organizaciones, con ayuda de voluntarios en todo el mundo, llevan a cabo la Semana del Copyright (Copyright Week), para conversar, discutir y difundir seis principios relativos a la propiedad intelectual que defendemos y postulamos como necesarios. Un breve resumen:

Día 1 (lunes 13): Principio de Transparencia

El principio de transparencia significa que las políticas relativas a la propiedad intelectual deben ser establecidas a través de un proceso participativo, democrático y transparente, en lugar de ser decididas en reuniones internacionales secretas y a puertas cerradas. Acá: el artículo de EFF (en inglés) sobre por qué la transparencia es fundamental en la construcción de buenas políticas públicas en materia de copyright.

Día 2 (martes 14): Construir y defender un Dominio Público robusto

El dominio público es nuestro patrimonio cultural en común y un bien público. La política de derechos de autor debe aspirar a fomentar, y no disminuir, este recurso fundamental. El primero de enero hablábamos en este mismo blog del Día del Dominio Público, y ayer la discusión estuvo centrada en cómo proteger, fomentar y robustecer este acervo común de obras que pertenecen al colectivo, y cuya preservación y uso debe ser de interés público.

Día 3 (hoy): Acceso Abierto

Los resultados de las investigaciones financiadas con fondos públicos deben ser de libre disposición al público, a través de internet, para ser utilizado en su totalidad por cualquier persona, en cualquier lugar y a cualquier hora. Es absurdo que las investigaciones pagadas con los impuestos de la población, se encuentren detrás de paywalls cuando deberían ser accesibles al colectivo por su propia naturaleza. Recursos interesantes: la página de Revistas Abiertas, donde se encuentran las herramientas técnicas y legales para hacer una publicación académica online de Open Access, y el Open Access Button, una herramienta web que puedes usar para ayudar a mostrar los efectos globales de las barreras de pago en documentos de investigación, y para ayudarte y ayudar a otros a obtener acceso a los documentos que necesitas.

Día 4 (mañana): Lo compraste, es tuyo.

La política de derecho de autor debe fomentar la libertad de poseer realmente las obras: para jugar con ellas, repararlas, reutilizarlas, reciclarlas, leerlas o verlas o para ponerlas en marcha en cualquier dispositivo; para prestarlas y regalarlas (o re- venderlas) cuando ya no las necesites o nos las quieras más.

Día 5 (el viernes): Usos justos.

Para que la política de derechos de autor pueda lograr su propósito de fomentar la creatividad y la innovación, se debe preservar y promover un amplio margen de maniobra para usos inesperados e innovadores.

Día 6 (sábado): Alcanzando un derecho de autor justo.

Un Internet libre y abierto es la infraestructura esencial para fomentar el habla, el activismo, la nueva creatividad y nuevos modelos de negocio para los artistas, escritores, músicos y otros creadores. La web no debe ser sacrificada en nombre de la aplicación de los derechos de autor. Un buen día para explorar y leer sobre You Broke the Internet, let’s build a GNU one y para conocer sobre la campaña The Web We Want, que llama a las personas en todo el mundo a defender su derecho a una Internet verdaderamente libre, global y abierta.

Puedes leer sobre los principios (en inglés) y firmar la declaración en la página de la Electronic Frontier Foundation.

Otros enlaces:

 

Estándar
cultura libre, enlazar es bueno, geek es sexy

#PublicDomainDay: Qué significa dominio público

El primero de enero de cada año, se celebra el Día del Dominio Público, para marcar la fecha en la que miles de obras de creación intelectual y artística, a lo largo de todo el mundo, se hacen libres para usar, compartir y crear. Cada año, en el día de Año Nuevo, debido a la expiración de los términos de protección de las legislaciones de derecho de autor en diversos países sobre aquellas obras producidas por autores fallecidos hace varias décadas, miles de estas obras ingresan al dominio público, de modo que ya no se encuentran controladas por ninguna persona natural o jurídica, sino que se convierten en un bien común, libre para ser usado por cualquier persona sin autorización previa.
Sigue leyendo

Estándar
cultura libre

Copiar, pegar, crear. Capítulo 3: El consumidor activo vs. el consumidor pasivo

A finales del año pasado comencé a escribir un libro, un intento de explicar mi filosofía personal con respecto a la “piratería” y la cultura libre. Por diversas razones, que aquellos que me leen de manera continua podrán imaginarse, este año fue uno especialmente complejo y ese proyecto quedó en pausa. Lo retomo hoy con el tercer capítulo, que pueden leer a continuación. Sigue leyendo
Estándar
cultura libre, geek es sexy, iuris et de iure

Tres anotaciones sobre la Ley de Infogobierno

La versión final de la Ley de Infogobierno venezolana, publicada el pasado 17 de octubre en Gaceta Oficial, no incluye la exposición de motivos, por lo cual este breve análisis podría empezar por lo más esencial. Podando el palabrerío que intenta justificar la acogida del software libre como parte de un proyecto político, sabemos que éste responde, y ha respondido siempre, a la filosofía de la libertad individual y la construcción colectiva del conocimiento. En este sentido, la implementación del software libre como estándar en el gobierno electrónico deberá contribuir, en efecto, como señala el texto de la ley, a fomentar la transparencia en las actuaciones públicas y a empoderar (“apropiar”) al colectivo. Sigue leyendo

Estándar