geek es sexy, Interrumpimos esta transmisión

Cómo organizarte y cumplir tus metas en 2016

Custom Moleskine Planner & iPod touch, por Mike Rohde, bajo licencia CC BY NC ND 2.0


Los que me siguen más de cerca sabrán que soy una planificadora compulsiva, y algunos que me han conocido en persona se han quedado con los ojos como platos al ver mi bullet journal y las listas de listas que gobiernan mi vida. A pesar de no haber cumplido ni la décima parte de las cosas que quisiera estar haciendo con mi vida, la verdad debo admitir que hago muchas más cosas de la que la gente se imagina, entre otras cosas balanceando responsabilidades en más de ocho organizaciones diferentes, cumpliendo con varios empleadores, y aún así manteniéndome medianamente al día con las series y películas que quiero ver, los libros que quiero leer, e intentando no alienar a la gente que amo. Ninguna de las cosas que hago serían posibles sin mi planificación compulsiva, así que en el espíritu del año nuevo, quise compartir con ustedes algunos consejos para poner su vida en orden y acercarse más a sus sueños durante el próximo año.

Primero, al papel

El primer paso que tenemos que hacer es sacar nuestras metas, sueños y deseos de la cabeza al papel. Esto pueden hacerlo en cualquier pedazo de papel, pero yo he querido regalarles un PDF que pueden imprimir donde pueden anotar sus metas por sección o área de la vida: metas de salud (como hacer ejercicio o comer más sano), metas profesionales (como encontrar un nuevo empleo), metas personales (como aprender un nuevo idioma), y así sucesivamente. Ésta es la etapa del brainstorming, así que no deben restringirse en nada, sin importar que sus sueños les parezcan descabellados o imposibles, sólo deben anotarlos en el papel. Hay también en el PDF un hexágono para elegir su palabra del año; esto por supuesto es opcional, pero es algo que nos sirve como guía para orientar nuestros propósitos. Por ejemplo, algunas palabras que he considerado como posible palabra del año son “simplificar”, “menos” y “enfoque”, porque considero que debo intentar abarcar menos cosas, reducir la cantidad de cosas que poseo, entre muchas otras consideraciones que pueden enmarcarse en lo que representan estas palabras.

Operativizar

A continuación, vamos a convertir esas metas y sueños en algo preciso. Empezamos por hacerlo lo más delimitado posible, digamos: “perder peso” no es una meta, “perder diez kilos para diciembre” es una meta. Pero aún al serlo, no es suficientemente operativa. Tenemos que desglosar esto en acciones y tareas. Para eso es la segunda página del PDF: cada una de nuestras metas será desglosada en acciones (por ejemplo: siguiendo con la meta de adelgazar, una posible acción es “hacer ejercicio”) y tareas (las tareas desglosan las acciones, por ejemplo, “hacer ejercicio” se desglosa en “caminar veinte minutos, cinco veces a la semana”, o “comer más saludable” se desglosa en “visitar un nutricionista”).

Planificar

Éste es el paso más importante y probablemente requiera de un calendario o agenda. Ya sabemos cuáles son nuestras tareas a cumplir, así que debemos ponerlas en nuestro cronograma: ¿qué día de enero iremos a visitar a ese nutricionista? En ocasiones, se requiere simplificar aún más (primero averiguar el nombre y teléfono de un nutricionista, luego llamarlo para planificar la cita) y agendar cada paso a tomar.

Revisión periódica

Por último, éste es el paso en el que, según he visto, la mayor parte de las personas falla: no basta con agendar e incluso cumplir el primer paso de nuestras metas, sino que periódicamente hay que revisar nuestras metas y determinar cuál es el próximo paso a seguir. En lo personal, y posiblemente porque suelo pretender abarcar más de lo que puedo, recomiendo una revisión semanal, pero para muchas personas una mensual puede bastar. Lo importante es establecer el hábito de hacerlo de manera periódica, por ejemplo, todos los lunes a primera hora.

El PDF para escribir tus metas, acciones y tareas puedes descargarlo aquí. ¡Feliz planificación!

Anuncios
Estándar

15 thoughts on “Cómo organizarte y cumplir tus metas en 2016

  1. Julia dice:

    “magia y sueños y locura” para el nuevo año leo en su instagram
    “…operativizar… planificar… revisión periódica…” también parael nuevo año leo aquí

    Yo también le pedí a la vida durante muchos años poder operativizar la magia, planificar los sueños y revisar periódicamente la locura (remezcle las palabras si esta combinación no le gusta) pero nunca lo conseguí. Al final y por agotamiento, deje de reclamar a mi alrededor la presencia de la magia, la locura, los planes, las operaciones… y solo entonces, liberado ya de todo ese ruido, pude empezar a vivir.

  2. Julia dice:

    Acabo de leer esto en su twitter “He recibido varios emails y comentarios en el blog de gente que se siente en el deber de criticar que yo planifique mi vida. Weird shit.” y lamento haber sido tan malinterpretada. Ante todo pido disculpas si se sintió insultada por lo que escribí. Nunca tuve tal intención. Si piensa que mis palabras una mierda, rara o no, yo en cambio creo que las suyas no solo no lo son sino que, a su manera, tienen todas su propio valor.

    Dice también que no contesta porque en la vida hay dos clases de peos. Me parece muy bien que no me quiera contestar si eso es lo que quiere, puede estar segura de que nunca me ofenderé por ello pero me temo que ya lo hizo. No sé si además de una mierda rara me corresponde ser el peo número uno o bien el peo número dos, decida usted misma al respecto que tampoco nos vamos a pelear por ello pero sí que puedo decir por mi parte que no escribí bajo la presión de ningún deber de criticar. Lamento que usted haga un juicio moral a mis palabras sin entrar a valorar su contenido. Aun suponiendo que esto hubiese sido así creo que sigue siendo cierto que quien se promete a sí mismo planes operativos de sueños mágicos o viceversa en realidad se está comprometiendo con la infelicidad, sin pretenderlo ni darse cuenta de ello.

    Sus palabras me hicieron recordar una cita de Borges “los jóvenes ponen lo mejor de sí mismos en ser infelices, y generalmente lo consiguen”. Añada a este señor como peo número tres si esto le hace sentirse mejor pero me temo que esas palabras siguen siendo igualmente ciertas.

  3. Luis Valenciano dice:

    No es por meterme en peleas de nadie pero en este artículo http://www.economist.com/node/17722567 confirman científicamente las palabras de Borges. Es muy interesante. La cita de William James “How pleasant is the day when we give up striving to be young—or slender.”” me ha gustado mucho. Marianne es de las que quiere ser slender de espíritu. Le quedan dentro muchas fuerzas todavía como para que sea capaz de aceptar que en buena medida ya lo consiguió y no es necesario esforzarse más. Lo mejor es dejarla entonces a solas con su tarea de desgaste.

    Por cierto, el peo número tres no es Borges sino yo. La mandé un mensaje en el que hablaba de enfocar su proyecto de Venezuela fractal hacia la realidad que vive ahora el país (cuando se menciona en este blog es tan solo lateralmente) pero si usted es una mierda rara tan solo por lo que dijo a mí me habrá mandado ya al coño de mi madre unas cuantas veces. Es de lamentar porque su idea para ese proyecto era muy buena y creo honestamente que la mía lo enriquecería pero no creo que se pueda hacer ya nada.

  4. Ambos me han escrito proveyéndome de indicaciones sobre el mejor modo de vivir mi vida, lo cual me parece sumamente prepotente, pero son sus opiniones y ahí se quedan. Sin embargo, ambos están haciendo especulaciones sobre mi vida como si pensaran que pueden conocerme a partir de lo que perciben de mí en internet, y eso es descabellado.

    Luis, en el comentario que me enviaste sobre Venezuela Fractal asumes un montón de cosas que sencillamente no son ciertas, para empezar porque el proyecto sí pretende explorar la realidad actual del país. Puedes leer lo que se ha escrito hasta ahora en http://venezuelafractal.wordpress.com. Pero pretender que tu visión sobre cómo debo llevar a cabo mi proyecto (nuestro proyecto, puesto que quienes han participado pueden dar fe de que es profundamente democrático en su manera de conducirlo) debe imponerse de algún modo, es, de nuevo, sumamente prepotente.

    No pretendo que mi manera de vivir la vida sea la única, pero sí es la mía, y es la que he encontrado que me sirve y que me hace más feliz. Ojalá todos encuentren una manera que los haga felices, la suya propia. Saludos.

    • Luis Valenciano dice:

      Hola, en el post “contarnos el país…” no aparece el enlace que menciona ahora. No sabía que estaba en marcha y me pongo ahora a leerlo. No parece mala idea añadir ese enlace al post para no crear confusiones. Celebro que se esté haciendo entonces lo que comenté en mi mensaje y espero que se extienda a este blog. El proceso de destrucción de Venezuela se va acelerando por momentos pero usted habla de viajes a Seul, libros, metas para el nuevo año… y da la impresión que está viviendo en otro.

      Leva diez años escribiendo en internet, Marianne, algunas ocasiones varias veces a la semana. Aquí ha hablado de sus relaciones personales, sus depresiones, sus deseos de ser madre, lo mucho que le costó estudiar las leyes, lo profunda que es su vocación literaria… A todo ello se le pueden añadir fotos y comentarios que antes quedaban en familia como “Me llamo Marianne, estoy loca y me corto el flequillo yo misma” pero ahora se expanden urbi et orbe gracias a internet. Decir que es descabellado que tras más 500 posts no se le puede conocer no tiene ningún sentido. Esto no quiere decir que sea una única persona, es sin duda varias o incluso muchas y una de ellas es la que se prometió una férrea y ordenada magia soñadora para el 2016. Si esta no le gusta elija la que quiera pero esa Marianne en particular seguirá estando en usted.

      En cuanto a lo de que le estamos diciendo como tiene que vivir su vida, Julia dirá lo que le apetezca pero lo que yo he dicho ha sido esto: “Lo mejor es dejarla entonces a solas…”. Si a usted le parece que soy un prepotente por ello pues eso seré para usted pero creo que me sobran argumentos para decir que usted no está entendiendo o, lo que es peor, no quiere entender lo que en realidad se le pretende decir. Su reacción es como la de los políticos acusados de corrupción: “eso es una campaña en mi contra” y ni tan siquiera se molestan en negar las acusaciones. Juzgarnos moralmente sin entrar en el contenido de lo que se dice es hacer lo mismo que ellos. Además, usted suele escribir en su blog consejos sobre cómo vivir la vida. ¿Autoriza a sus lectores a pensar que usted está siendo prepotente con ellos? ¿No cree que los médicos, a veces, también necesitan a otros médicos o al menos le resulta útil su opinión?

      Anyway… haya paz, Marianne… me gusta lo que haces… a Julia seguro que también… solo queremos que sea un poquito mejor pero si no nos deja, el esfuerzo será inútil.

    • Julia dice:

      Me parece inaudito, Marianne, que diga que le he dado indicaciones sobre el mejor modo de vivir su vida cuando tan solo hablé sobre la mía usando como base su última photo de instagram y su último post. Supongo que mañana o dentro de un mes, ya más en frío, verá las cosas de otro modo pero por ahora, decir en twitter que “I was born this way” como si alguien hubiese pretendido en algún momento atacar su naturaleza, malinterpretar de tal modo mis palabras o lanzar juicios morales sin discutir lo que se había dicho tan solo indica hasta qué punto los comentarios han tocado una fibra sensible en su corazón.

      Me alegra que sea así pero no porque pueda haber hecho daño (le puedo asegurar que no dan ningún premio en ninguna parte por conseguir enfadarla) sino porque de todo esto solo pueden salir cosas buenas.

    • Luis Valenciano dice:

      Su comentario de twitter sobre la personita que es y el monje zen (que no es) es una rendición en toda regla. Decir “yo soy así” en cualquiera de sus formas es retroceder hasta la última línea de defensa porque sabe que ahí no la pueden atacar. Obligarla a salir de ese rincón sería una crueldad inútil por mi parte. Hay que dejarlo entonces aquí o me llamarán troll y llevarán razón.

      Un saludo afectuoso y sincero que nunca falte, Marianne

      P.S. No se ha publicado nada en Venezuela fractal desde octubre. Supongo entonces que el asunto está cerrado. La idea que yo tengo se basa en mostrar el chavismo tal cual pero es diferente a lo que ustedes pretendían.

  5. José dice:

    Por más que lo intento no logro entender el nivel de confusión de ideas que puede llevar a alguien a meter a Borges en un artículo de planificación personal. ¿O de repente soy yo el que está en la quinta nebulosa y hace mal en pensar en Borges, argentino ilustre, cuando quizás los comentaristas se refieran a la luminaria endógena venezolana, Julio Borges, que por fin entendió la extensión galáctica de su ineptitud política, entró al mercado de libros de autoayuda y ahora es gurú de planificación personal con seguidores furibundos? Ciertamente Julio parece el tipo de persona que le daría al azar a un teclado hasta tener su biblioteca infinita de lugares comunes. ¿Será que este otro Borges, golpista pitiyanki quiero pero no puedo, decidió trascender el samsara dándole un golpe de estado a Paulo Coelho?

    … en fin, creo que también me desvié un poco del tema. Soy *un poco* desorganizado, así que trataré de poner en práctica estos tips. Gracias, Marianne. =)

  6. Sandra dice:

    En el New York Times de hoy hablan sobre las metas. Copio y pego la frase más interesante “Contemplating a resolution, I start with two questions: “Why don’t I do this already?” and “Why do I feel the need to do this now?”. Por muy bien organizados que estén nuestros pdfs, plantearse metas sin preguntarse primero si realmente queremos conseguir esas cosas y dejando al margen el lado emocional o motivacional que tiene todo esto es asegurarse el fracaso. A pesar de ello, su entrada de blog no habla de estos aspectos. Ese artículo en realidad tampoco desarrolla estas ideas y enseguida pasa a proponer una manera de repartir el tiempo que quizás le fue bien a esa persona pero desde luego no lo hará con todo el mundo.

    Personalmente, no creo en las metas pero creo en mí misma. Gracias a ello pude olvidarme de ese yugo anual. Si supiese la manera de transmitir esa confianza a los demás me haría millonaria pero soy probre. Creo de todos modos que siempre viene bien confrontar tus deseos con la realidad. Por ejemplo:

    – Este año tengo que leer más / Realidad: Aunque me pasase la vida leyendo el 99% de los libros que merecen la pena se quedará sin leer.

    – Estoy gorda y tengo que adelgazar / Realidad: Los hombres que importan no llevan un metro en los ojos para medir el diámetro del culo de las mujeres

    – No hago bastante deporte / Realidad: Todos los que se preocupan tanto por esto teminaron muriendo de un ataque de buena salud.

    … añadan ustedes su propia lista y verán que las metas, en su mayor parte, nos obligan a participar en una carrera ficticia con premios igualmente ficticios… Yo prefiero la vida real.

    • Julia dice:

      Me parece querida Sandra que lo único que ha conseguido usted es convertirse en el peo número cuatro. Lea más arriba si no me entiende. En el primer comentario de este post yo hablé explicitamente sobre mi vida pero Marianne entendió que lo hacía exclusivamente sobre la suya y, según explicó, lo hizo así porque she was born this way y si alguien quiere que no se le malinterprete mejor mandele mensajes a monjes zen. Si aplicamos a su comentario la misma lógica que me aplicó a mí, cuando usted dice por ejemplo “estoy gorda” ella habrá leído “yo, Marianne, estoy gorda”.

      Espero que hoy se haya levantado de otro modo y pueda apreciar el lado cómico de todo esto.

  7. Sandra dice:

    Para los que lean en italiano les dejo aquí los deseos para el año nuevo de la redacción de la revista Internazionale. Todos ellos forman el editorial de la edición del 23 de diciembre y leer ese tipo de listas es muy ilustrativo

    “Mangiare meno caramelle. Vivere bene e accettare tutti icambiamenti.Controllare il suono.Divertirmi.Continuare così.Diventare il gran maestro Yoda. Perdere cinque chili e correre la mezza maratona. riprovarci con il mio buon proposito del 2008 e del 2013. Macchiarmi di meno. Cominciare a
    usare le scarpe con il tacco. Andare a empoli. Chiudere i brani musicali ancora sospesi. Tornare sott’acqua. Smettere di parlare con tutti i cani e adottarne uno. Stare meglio dell’anno scorso. Non restare mai senza latte in frigo. rompere la gabbia. Dedicarmi a infantili perversioni. ogni anno visitare almeno una nuova città. Ascoltare. riempire la città di papiri. girare per il mondo e fare una pausa per assaggiare il primo cachi della mia vita. Farmi in quattro. realizzare almeno uno dei miei mille progetti. Basta passare col giallo.
    Dimagrire quindici chili. rifare un’alta via, vent’anni dopo. Leggere più poesie. Migliorare il mio sinistro. Il benessere intestinale a cui tutti abbiamo diritto. Non fare piani per il futuro. Ancora: sbrinare il freezer. Andare più spesso in piscina. Trovare l’uomo con il binocolo. Provare l’ayahuasca. Allungarmi. Fare un bel viaggio. Duecento lessioni su un braccio solo. Fare molte passeggiate in sella a una bici nuova iammante. Litigare con i razzisti sull’autobus, sempre. Perseverare. essere più tranquillo e meno satollo. Fare sempre
    due cose per volta. Dedicarmi all’arte del taglia e cuci (letteralmente). oltrepassare frontiere. Andare
    inalmente a vivere nella mia nuova casa. Fare un viaggio in Abruzzo. giocare. Come ogni anno, questi sono i buoni propositi della redazione di Internazionale. e i vostri?”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s