opinología

8 estrategias para lidiar con el acoso cibernético

acoso cibernético

El simple gesto de expresar tus opiniones en línea, en especial si eres mujer, puede convertirse en un acto de heroísmo. La suma de pequeños actos, como comentarios amenazantes o insultantes, o su continuada insistencia hasta convertirse en esquemas mayores, como la revelación de datos personales, tu dirección o tu número de teléfono privado, puede poner en peligro tu seguridad física, psicológica y emocional. Dependiendo de la configuración de las amenazas que encuentres en tu vida en línea, hay diferentes maneras de lidiar con un acosador casual o continuo. Ésta es una lista de algunas opciones disponibles:

1. Ignorar: En muchas ocasiones, el troll o acosador sólo está buscando atención. Involucrarse en una discusión con él o ella puede que sólo avive el fuego y reactive sus ganas de continuar molestando. Esto es particularmente cierto cuando su patrón de actuación consiste mayormente de hacer preguntas, incitar una “discusión” y reclamar o criticar cuando la persona acosada no quiere “debatir”. En estas ocasiones, no hacer nada puede ser la mejor defensa.

2. Reportar: ya sea a las autoridades o a la compañía o red social donde se está llevando a cabo el acoso. Si a pesar de haber transcurrido algún tiempo, la persona continúa insistiendo, o si los comentarios pasan a amenazas, puede ser conveniente reportarlos a la red social o a la policía, dependiendo de tu situación concreta. Para esto, compañías como Twitter y Facebook tienen formularios y procedimientos establecidos. Esto probablemente lleve a la suspensión de su cuenta. En caso de reportar a la policía, en aquellos casos donde es una posibilidad, lo que obtendrás será una orden de restricción. Esto sirve para establecer precedentes en caso de que la persona aún así decida seguir molestándote. Para esto es importante mantener una documentación de los sucesos (capturas de pantalla, nombres y URLs de usuario, etcétera), pues te harán falta durante estos procedimientos.

3. Exponer: Si el patrón de conducta del acosador busca aislarte para hacerte sentir vulnerable, en ocasiones exponerlo puede hacer visible que posees una red de apoyo. Es el caso, por ejemplo, de retuitear un comentario agresivo, sin llamar a tus seguidores a la acción. Puede significar visibilizar al acosador, lo que puede tener un efecto positivo o negativo, puesto que si lo que buscaba era atención, se la estarías brindando. Hay que evaluar las consecuencias antes de decidir hacerlo.

4. Bloquear o filtrar: En muchas ocasiones lo más fácil, en especial cuando se trata de uno o pocos acosadores aislados, es bloquearlos y olvidarnos de ellos. Eso evita que puedan seguir introduciendo ruido en tu vida, y les quita su poder sobre ti. No obstante, cuando se trata de un gran enjambre de usuarios, puede traer un efecto de alborotar un avispero.

5. Buscar apoyo: Un paso más allá de exponer, llamar a tu ejército para la batalla puede tener efectos mezclados. Pedirle a tus seguidores que se unan en tu defensa tiene la particularidad de que resultará difícil controlar sus acciones. Es necesario tener esto en cuenta a la hora de decidir hacerlo, y evaluar qué tanto puedes confiar en que sepan manejar la circunstancia.

6. Elige el anonimato: En algunos casos, cuando el ambiente es demasiado hostil y puede traer consecuencias verdaderamente graves para tu seguridad, puede ser mejor elegir llevar a cabo ciertas acciones de manera anónima o bajo seudónimo. Es importante ponderar si estás en la capacidad de mantener tu anonimato blindado -no revelar tu identidad a nadie y preservar tus prácticas de seguridad digital-, puesto que no es suficiente con simplemente crear un usuario bajo diferente nombre. El verdadero anonimato requiere de muchas medidas de seguridad y sólo puede protegerte hasta cierto punto.

7. Rendirte: Puede sonar extraño que esto esté listado como una estrategia, pero es necesario tener siempre en cuenta que rendirte o renunciar a las redes sociales es una opción válida, en especial si éstas están dañando tu salud mental o tu bienestar o están poniendo en riesgo tu seguridad o la de tu familia. Es importante tener la capacidad de poner las cosas en perspectiva, priorizar y tomar las decisiones que sean necesarias para tu preservación.

8. Separar lo público de lo privado: Si tu principal preocupación es tu familia y tus amigos, y cómo tus actividades podrían perjudicarles, separar tus esferas en línea puede ser de mucha utilidad. Esto significa, por ejemplo, tener un perfil de Facebook sólo para tu vida privada, donde no aceptes a personas de trabajo o contactos profesionales, y de este modo, éste se convierte en un lugar seguro donde puedes ir a descansar del resto de las cosas. Esta estrategia puede ser particularmente difícil, puesto que en nuestro mundo contemporáneo, trazar esa línea que separa, por ejemplo, a tus amigos de tus colegas se convierte cada vez más en una tarea imposible.

Por último, aunque esto no es una suerte de guía definitiva, es importante tener en cuenta que diferentes situaciones y amenazas exigen diferentes respuestas, o combinaciones de ellas. Lo más importante es que evalúes cuál es la situación en la que te encuentras, identifiques tus vulnerabilidades y desarrolles una estrategia para afrontarlas.

Anuncios
Estándar

One thought on “8 estrategias para lidiar con el acoso cibernético

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s