Activismo, cultura libre, en bits y bytes, odios diversos

Por qué no me gusta la #SOPA y a ti tampoco debería gustarte

El próximo 24 de enero, una ley llamada Acta de Cese para la Piratería Online, conocida por sus siglas en inglés como SOPA (Stop Online Piracy Act, o Ley HR3261) podría ser aprobada en la Cámara de Representantes de los Estados Unidos. La mayoría de los lectores de este blog vienen de países distintos a EE.UU., así que supongo que estarán preguntándose qué les puede interesar una ley que se apruebe en gringolandia. Pero resulta que sí.

Resulta que esta ley, de aprobarse, podría acabar con Internet tal como la conocemos.
Este proyecto de ley, bajo la excusa de proteger la libertad de expresión, otorgaría al Departamento de Justicia estadounidense poderes para solicitar órdenes judiciales contra aquellas personas que sean acusadas de facilitar o permitir infracciones a la propiedad intelectual. Las palabras claves: “permitir o facilitar”. Esto significa que la ley convierte a los proveedores de servicios de internet, a los motores de búsqueda como Google, a los proveedores de servicio de pago como PayPal, y en general a las páginas web, en cómplices y culpables del “delito” de “infracción de copyright”.
Jane Wells, representante de WordPress, señala:

En el sistema legal americano, la carga de la prueba recae sobre el acusante, y la gente es inocente hasta que se le prueba culpable. Este principio parece estar en discusión cuando se trata de la web, si esta ley es aprobada, puesto que las compañías podrían echar abajo sitios web basados meramente en acusaciones.

El objetivo de esta ley es proteger contra la piratería aquellos contenidos protegidos por propiedad intelectual, y la forma en que se planea realizar esta protección es casi omnipotente: bloqueo de webs, eliminación de enlaces a contenido desde motores de búsqueda, bloqueo financiero (como el que se hizo a Wikileaks con PayPal). Del mismo modo, como señala Wells, los ISPs obtendrían inmunidad para bloquear cualquier sitio web que sea presuntamente culpable de una infracción de copyright, sin ninguna clase de procedimiento previo.
Esta ley no afectaría únicamente a los sitios web estadounidenses, sino que, tal como señalan en Omicrono, hay diversas formas en las que el gobierno americano podría bloquear o inutilizar un sitio acusado de violar el copyright:

Alterar los servidores DNS de los proveedores de internet para que ciertos sitios web no sean accesibles, (…); Pedir a los motores de búsqueda que alteren sus algoritmos de búsqueda para excluir a toda página sospechosa de los resultados; (…) Se pueden cerrar cuentas por ejemplo de servicios como Paypal de páginas que alojen material copiado ilegalmente

Este video de siete minutos, en español, explica de qué va la ley SOPA.

La hermana de la SOPA: PIPA.

La Protect IP Act es el proyecto de ley que permitiría al gobierno estadounidense aplicar la SOPA a sitios web que no estén alojados, operados o registrados en los EEUU. De este modo, permitiría la obtención de una orden judicial contra los proveedores de transacciones financieras, los servicios de publicidad en Internet (como AdSense), los proveedores de servicio de internet y las “herramientas de localización de información” (como Google) para exigirles que terminen con todo tipo de transacciones financieras con el sitio “infractor” y que eliminen los enlaces a éste, e igualmente podrían ordenar a los DNS que tomen medidas para que la dirección IP del sitio en cuestión no pueda ser resuelta. De este modo, la única forma que restaría para acceder a un sitio “infractor” sería a través de su dirección IP directa.
Una de las preocupaciones más graves planteadas contra SOPA y PIPA es que su puesta en práctica requeriría por parte de los ISPs la aplicación de inspecciones profundas de paquete (Deep Packet Inspection), que implicarían la revisión y el análisis de todo el contenido transmitido por el usuario, lo que conlleva violaciones graves al derecho a la privacidad. Igualmente se ha planteado que la aplicación de la ley plantearía riesgos mayúsculos para la seguridad del usuario en Internet.


Estás en EEUU aunque no lo sepas

Hace una década, más del 70% del tráfico en Internet pasaba por los Estados Unidos. Hoy se estima que esta cifra ha bajado a menos del 30%. Sin embargo, un sencillo traceroute a cualquier página que nos interese, como por ejemplo, la que estás viendo (que está alojada a través de un servicio de hosting venezolano y escrita en Venezuela), nos demostrará que incluso la IP de esta página es estadounidense. Pero podemos hacer un traceroute, por ejemplo, a Alt1040, o a Letralia, algunas de las páginas más visitadas que se me vienen a la mente, y veremos que al menos en uno de los saltos (“hop”) la IP será estadounidense. Inténtenlo ustedes mismos con la página que se les ocurra. En cualquiera de estos puntos, el tráfico podría ser obstaculizado por esta ley, como si de una aduana electrónica se tratara.


Es la leeeey del Oeste

En materia de propiedad intelectual, la ley estadounidense es la más protectora del mundo, por no decir la más leonina. El sistema legal norteamericano les permite extender el lapso de propiedad intelectual de las obras sobre las que exista un interés económico cada vez que éste se encuentra por expirar, lo que ha permitido mantener a Mickey Mouse más de cien años dentro de la protección por copyright.
De cualquier modo, Estados Unidos no es el mundo, y las leyes de propiedad intelectual tienen limitaciones territoriales y varían de país a país. Por ejemplo, en Venezuela, la obra entra en dominio público sesenta años después de la muerte del autor. Sin embargo, mediante la aplicación de SOPA y PIPA, Estados Unidos pretende que a mí, a ti y a cualquier siberiano se le pueda forzar a cumplir unas limitaciones que no le son aplicables de acuerdo a la ley. Esto es, ya que el gran Francis Scott Fitzgerald, de quien soy fan absoluta, tuvo la mala idea de morir en 1940, yo podría, de acuerdo con la legislación de mi país, enlazar acá (o copiar completa) su novela El gran Gatsby, considerada una de las obras maestras de la literatura del siglo XX. Ah, pero resulta que El gran Gatsby no entra en el dominio público en los EE.UU. hasta el 2021, al menos, y en consecuencia, si SOPA y PIPA son aprobadas, este blog podría ser bloqueado como consecuencia del legítimo ejercicio de mis derechos realizado cuatro líneas atrás.
Un proyecto de ley llamado OPEN (Online Protection & Enforcement of Digital Trade Act) intenta oponerse a SOPA, con el interés de “proteger la propiedad creativa en América [del Norte] al mismo tiempo que asegurar el Internet abierto y accesible que te mereces”. Asimismo, los propulsores de OPEN desean abrir el proceso legislativo con una herramienta llamada MADISON, que, si entras a la página de OPEN, te permite leer, añadir comentarios y editar el proyecto de ley.
Por su parte, más de treinta empresas, incluyendo a Google, Facebook, Twitter, Yahoo, Wikipedia, Amazon y Paypal planean dejar de prestar sus servicios el 23 de enero como medida de presión.

Si escribes Google en Google, se rompe Internet

En lo personal, creo que una vez más, los legisladores muestran su completa ignorancia en cuanto al funcionamiento de Internet, o como se señaló más elegantemente en el blog de WordPress, que “las personas que escriben estas leyes no son las personas que escriben la web independiente, y no están allí para protegerla, así que tenemos que luchar por ella nosotros mismos”. Creo que esta gente pretende romper el Internet al más puro estilo de The IT Crowd, pero de una manera mucho menos cómica.

Ahora te toca actuar

Para que Internet se mantenga libre, neutral y accesible, nos corresponde a nosotros, los que la usamos, la construimos y la transformamos, actuar en contra de las iniciativas que pretenden bloquearla. Podemos difundir los artículos que leamos al respecto (como éste, éste o éste, o el que estás leyendo, a través de los botones al final del post). Podemos escribir nuestras opiniones al respecto en blogs o redes sociales. Podemos firmar esta petición de Avaaz que será llevada ante el Congreso, aunque no seamos estadounidenses. Podemos contarles a los demás lo que está pasando. Lo único que no podemos hacer es quedarnos callados.

En otros blogs:

Para seguir detestando la #sopa.
SOPA: O cómo Internet se convertirá en televisión.
WordPress se manifiesta contundentemente contra la ley SOPA y llama a movilizaciones en su contra.
Qué significan SOPA, PIPA, y qué puedes hacer sobre ello.
Stop Online Piracy Act o SOPA, el ataque definitivo a Internet.
Dear Congress: It’s no longer OK not to know how the Internet works.

Anuncios
Estándar

2 thoughts on “Por qué no me gusta la #SOPA y a ti tampoco debería gustarte

  1. ¿Cuál será el verdadero espíritu de la ley, como nos decían los profesores en la universidad? Porque visto así a la ligera, mi conclusión es que se quiere ser más papistas que el Papa. Al final, me parece que todo se reduce a una $ola co$a.

    • Marianne dice:

      Creo que tu percepción va en el sentido correcto. Que a fin de cuentas, lo que quieren hacer es sólo llevar a otros extremos lo que ya vienen haciendo con cosas como la Mickey Mouse Act: al final, lo que importa es el dinero y están dispuestos a hacer lo que sea para no dejar de ganarlo, aunque para ello tengan que pasar por encima de derechos humanos básicos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s